Letra G
21902
Fans
18576
Seguidores
Básquet

06-11-2016

FALTA LA MITAD

El estilo de juego que propone Gustavo Alfaro ha levantado la polémica. ¿Gimnasia juega a lo que puede o a lo que quiere? EDITORIAL


No se trata de jugar "lindo" o jugar "feo". No se trata de la vieja y aburrida discusión de "ganar y jugar mal" o "jugar bien y perder". El fútbol puede ser algo tan simple como complejo, pero siempre es necesario evaluar la planificación y los rumbos propuestos.

Gustavo Alfaro está generando su modelo de equipo que quienes recuerden su histórico Arsenal de Sarandí, podrán observar con claridad los patrones comunes: dureza, solidez defensiva y oportunismo. Estos valores no son fáciles de conseguir ni hay que observarlos con descrédito, pero siempre necesitan de un complemento en el área rival.

En lo que va de las competencias que el Lobo transita, ha quedado en evidencia que este esquema comienza a gestarse en la conformación de un equipo duro que, paradójicamente, comienza a disfrutar partidos que antes no disfrutaba y, al mismo tiempo, comienza a sufrir encuentros que antes no sufría.

Es que durante este último tiempo a Gimnasia le cuesta horrores poder generar. La consecuencia más visible radica entonces en que se ha convertido en un equipo que enfoca sistemáticamente su planteo a cortar circuitos ajenos, pero se muestra muy limitado para generar sus propias formas ofensivas naturales.

El Lobo hoy carece de dinámica y debe, necesariamente, limitarse a dibujos como el que supo desarrollar la última fecha contra Independiente. Replegado en su propio campo, desata la impotencia de rivales que encuentran pocos argumentos para doblegarlo. Es por este motivo que los mejores momentos de Gimnasia han tenido que ver siempre con las propuestas que hace cuando va de punto y no de banca. Los partidos como los de hoy son, en definitiva, el juego más práctico.

Lo que pareciera una virtud también se vuelve una gran dificultad, porque para crecer se necesita hacer muchas cosas más que romper. Ese es el gran desafío de Gustavo Alfaro: buscar la manera de generar juego.

Material no sobra, pero hay varios argumentos para probar con más tiempo otros esquemas, en el marco de un plantel donde Lucas Lobos aún no ha tenido mucha pista, Botinelli (merecidamente) termina en el grupo de los desapercibidos, y la claridad solamente queda en los pies de un interminable y ejemplar Chirola Romero.

Más allá de las posibilidades de este actual armado de nombres, es necesario pensar en la continuidad de los proyectos. Darle crédito, más allá de los gustos y los viejos debates futbolísticos, al tiempo que se ha invertido para gestar un equipo.

Letra G
SEGUINOS @LetraG


SEGUINOS facebook.com/letra.medios


Letra G