Letra G
24588
Fans
20120
Seguidores
El Club

10-02-2020

VIEJO KARMA

Gimnasia vive el peor momento en la década. Siempre hay un peor momento. Esta gestión lo hizo. Ahora, a pensar el futuro con una línea clara sin recetas mágicas, para evitar errores del pasado. OPINIÓN

El empate ante Patronato obturó algunas ilusiones por el porvenir tripero. Un golpe anímico letal que se profundiza con la agenda que viene, con partidos de visitante y rivales superiores. Pocas veces se vio tanta bronca en un estadio tras ese minuto letal que sintetiza el presente de un club que no proyecta a largo plazo y hace agua literal y simbólicamente.

El Polideportivo se llueve por dentro y carece de servicios, estrategias para explotar la imagen del club que escasean, una Estancia Chica olvidada, subastas ridiculizadas por ajenos y situaciones como un grupo de pibes que no pueden usar los vestuarios de la pileta porque mandaron a “limpiar” las energías del estadio, son algunos de los síntomas de época.

De aquellas obras en 2003 para reformular el Bosque de cara a la Copa Libertadores, Gimnasia no paró de chocar porque no definió una estrategia clara aunque se coma bajones en el medio. Se olvidó del semillero y priorizó lo ajeno, quiso echar raíces en un único estadio corrupto e intentó olvidar deportes base para la vida de un club con la nefasta idea de apuntar a una sociedad anónima, que si no fuera por la organización de los hinchas de a pie, se hacía realidad.

Por eso, Barrios es la consecuencia de tres años y monedas de gestión. Como dijo Broun, el delantero “no es el culpable”, sino quienes cranean decisiones. Mientras afuera miraba un pibe del club que venía de hacer varios goles en 2019, otros ni siquiera concentraban y se sacaban fotos en el vestuario a pedido de los hinchas: a esos hay que cuidar.

Si bien hay lesionados y otros ingresaron en la segunda parte, de aquel día del debut del CT ante Racing no hubo ni un jugador que se repitió desde el arranque. (Alexis, Morales, Torsiglieri, Guanini y Licht. Comba, Mussis, Ayala, Garcia. Tijanovich y Velázquez). Esto no puede pasar más, hay ejemplos similares que terminaron en el abismo, pero abismo en serio. Descender dos veces en un año, privatizar las arcas, no pagar concursos, desafiliarse.

Por eso, hay que pensar de manera estratégica como alguna vez dijo Sanguinetti –siempre presente en la platea-. El ex defensor tripero tuvo un mal paso como DT pero pensó en “sentar bases” de jugadores referentes en el caso del descenso. Ahora, el 80% de los jugadores son mayores de 30 y sin una identidad vinculada al club que puede devenir en deudas y juicios. El resto, son pibes que no se les puede adjudicar semejante responsabilidad de conducir un proyecto desde el campo de juego.

Caer en la retórica del voto de noviembre ya es tarde, ahora hay que tratar de colaborar desde el lugar que se pueda para construir un Gimnasia con horizontes claros, en un contexto de crisis. Mirar una conducción a mediano plazo, valorizar las inferiores, ser creativos en la seducción a ex jugadores triperos que puedan venir a conducir, acompañar el reclamo de profesionalización de Las Lobas, bancar las disciplinas desde una mirada transversal y fomentar las obras en los distintos patrimonios del club. Gimnasia debe y merece estar en Primera con un estadio moderno, con las pibas adentro y con acceso popular.

Santiago Giorello

Letra G
SEGUINOS @LetraG


SEGUINOS facebook.com/letra.medios


Letra G