Letra G
23902
Fans
19776
Seguidores
Fútbol

19-12-2017

MEJOR PREVENIR QUE CURAR

El Diario El Día sacó un informe que viene a colación para esta nota. Un seguimiento por el semillero que dio Gimnasia en las últimas décadas. En Letra G avanzamos e imaginamos un equipo ideal de jugadores que se fueron, pero con una base ideológica: pensamos que un fútbol equilibrado nos daría más alegrías.





“Choco contra un y otro paredón
Soy como un borracho en un callejón”

-El plan de la Mariposa-


Si hacemos un juego en la última década, podemos pensar en jugadores no formados en el club, que no rindieron tanto como en otros clubes: los Bou, Nacho Piatti, Santiago Silva, Diego Villar y Luciano Leguizamón. Pero mejor pensemos que existe un modelo de AFA que esté controlado en defensa de los clubes populares. Imaginemos que no existen representantes ni el capital haya avanzado tan ferozmente en la compra/venta de piernas, como denunció Timoteo alguna vez.

“Antes durábamos años con los mismos nombres, por eso se vio la consecuencia en 1995 y 1996. De atrás para adelante”, supo decir Leo Noce, eterno arquero de los 90 en el Lobo. Las formaciones salían de memoria porque el negocio todavía no se había hecho flujo. Por eso hoy los jugadores vuelan con la lógica del capital financiero: seis meses en un país, otros seis en un continente, no rendís, te desecho.

Más allá de las víctimas económicas, se puede pensar en las cuestiones identitarias que se pierden. En diez años Gimnasia fue actor y parte de estos pasajes efímeros de jugadores, que le sirven en ganancia más a ajenos que al patrimonio. Así se hace más difícil construir figuras o colectivas de fuerte pertenencia con el club. Por eso los ejemplos de las chicas del vóley con las Casamiquela a la cabeza, generan masividad.

Por ahí, con bases sólidas que no sólo atraviesen el bolsillo de los socios, sino un municipio y empresas locales triperas que acompañen, se pueden conseguir logros como hizo Lanús. Pero Gimnasia no supo contener esa lógica porteña que pide más plata y menos acciones sociales (hoy lo sufren las chicas del hockey). En este caso, el patrimonio más cotizado del club que tiene que ver con el fútbol. Si no miren qué equipo tendríamos:

-Monetti (campeón en Lanús).
-Milton Casco (campeón en River), Fabián Rinaudo (pasado europeo, volvió por identidad), Lisandro Magallán (buen presente y campeón en Boca).
-Lucas Castro (presente europeo), Franco Mussis (campeón con San Lorenzo), Luciano Aued (campeón con Racing), Alan Ruíz (presente europeo).
-Ignacio Fernández (campeón con River). Maxi Meza (campeón con Independiente) y Juan Neira (pasado europeo y presente en México).

En el arco, Gimnasia hizo un buen proceso con Alexis Martín Arias como reemplazo natural. Pero en el resto, no supo generar alternativas fuertes en cada uno de los puestos. No se pudo sacar un 9 de área (post Sosa, Alonso, Sava). Licht supo volver en buen nivel, ahora desgastado. Caco García sufrió una lesión pero todo indica que su regreso es necesario. Amén de esta lógica desigual, hay que decir que Gimnasia la aplicó para ascender: le sacó Oreja a Ferro, Barsottini a Instituto, Blengio a Tigre y Quiroga a Patronato.

Pero más allá de las discusiones por los jugadores –hay material en Reserva, con las categorías 96 y 97 como bandera-, la idea de disputar modelos de club más fuertes tiene que ver con poder cuidar las arcas del club, en tanto continuidad y mirando todas las áreas. No proponemos volver al amateurismo, sino que haya consideración sobre los trabajadores, desde deportistas hasta empleados administrativos y de prensa.

Así, Gimnasia podría pelear más campeonatos como consecuencia, y no como azar. Esta Superliga con horizonte de lógica española (ganan siempre los mismos) nos aleja del sueño: cada vez se alejan los equipos grandes, quienes no se desesperan por inferiores porque les sacan jugadores a la competencia (de cualquier categoría), con los ejemplos de River y Boca como bandera.

Por eso, una solución sería ir en bloque con equipos del conurbano y de las provincias del interior para disputar poder y dejar de penalizar a los más débiles, como pasa con las sanciones económicas. Buscar ideas que no sólo vayan en el límite al cupo extranjero, sino por ejemplo en cupo de inferiores: que no haya más del 50% de jugadores de otro club en los equipos titulares.

Ideas que vayan en la línea de cuidar los semilleros y apostar a un fútbol -que nos apasiona- pero que lo deseamos más parejo, igualitario y equilibrado.

Santiago Giorello

Letra G
SEGUINOS @LetraG


SEGUINOS facebook.com/letra.medios


Letra G