Letra G
23902
Fans
19776
Seguidores
Fútbol

29-11-2018

Las horas más lindas

Ganó Gimnasia en un partido épico y pasó a la final de la Copa Argentina. Los penales fueron la sentencia de un partido vibrante y provocó el delirio tripero. Lee la crónica de nuestro periodista Santiago Giorello.

Son las 5.10am y ya en La Plata varios no podemos pegar un ojo. También algunos como quien escribe aparejamos dolores de ciático, de espalda, de la cabeza por la tensión. La felicidad es efímera como el salario y la alegría inmensa como un abrazo.

Tal vez Bernay no duerma tampoco porque no hay tiempo, asoma el partido ante Central el jueves 21.10 en Mendoza y hay que analizar el rival. “Sabíamos que 6 de los 12 goles que le hicieron al equipo de Gallardo fueron de pelota parada. Eso fue un factor clave. Hubo puntos muy altos pero estuvimos imprecisos en transiciones interiores”, explicó el cráneo del equipo.

Gimnasia le ganó al mejor de Latinoamérica, que puso todo. Tuvo un Pity Martínez imparable y con intensidad colectiva en todo el partido. Tello expulsó bien a Bonifacio pero se comió una falta previa al segundo gol de River, y omitió la jugada en movimiento de la expulsión de Pinola. El partido vibró en emociones aunque la desigualdad económica era de 1 a 10, cosas increíbles que da el fútbol.

Los penales volvieron a poner al equipo de Pedro en la victoria, porque uno de ellos canchereó y porque Gimnasia siempre pateó fuerte. El mérito del club más viejo de la patria grande estuvo en remontar dos veces un resultado adverso.

En la previa, mientras en la rambla miles de triperos cantaban en un banderazo espontáneo, otros iban al Sheraton a saludar al equipo. Se vivió con mucha expectativa y emoción. Tijanovich compartía una imagen del Gauchito Gil en su instagram, Silva mostraba una foto grupal en este mundo de redes, los pibes de inferiores subían videos de la tribuna cantando. Gimnasia salió al campo con humo azul y blanco y celulares prendidos.

Cuando se dice que el Lobo es pueblo, crealó. Sólo basta mirar las pintadas en las periferias y en el centro, en las juntadas previas, los sacrificios para viajar en este contexto de crisis económica. Hinchas que se pidieron el día, otros que la manejaron como pudieron, algún loco que fue en moto y los que se quedaron en La Plata gritando hasta la madrugada.

Tras el final, las almas no se querían ir. Las lágrimas de Pedro sintetizaron la emoción del hincha: se quebró en conferencia y en el abrazo final con jugadores históricos. Gimnasia juega una final después de 25 años, cuando ganó la Copa Centenario ante River. Un torneo con modalidad similar de eliminación directa.

Con Central puede pasar cualquier cosa, es un rival duro y con hambre porque viene de jugar tres finales en esta competición. Pero quién te quita la fiesta final, el llanto de los viejitos, el abrazo de anónimos, el partido ante Boca, la fila en la sede de los que llegaron de madrugada, los kilómetros a Cutral Có, el sufrimiento de Rafaela, Facu Aché y su emoción de nene, el grito desconsolado de los 10 mil tripas que fueron a Mardel, buscar precio de bondi a Mendoza, la caravana en Mar del Plata. Quién te quita lo bailado, Lobo.


Santiago Giorello

Letra G
SEGUINOS @LetraG


SEGUINOS facebook.com/letra.medios


Letra G