Letra G
23902
Fans
19776
Seguidores
Fútbol

01-02-2019

¡ALMA, TRIPA Y CORAZÓN!

En un partido complicadísimo, Gimnasia se impuso ante Tigre 3 a 1 a base de empuje, garra y coraje y se metió tres puntos de oro en el bolsillo. Tras una mala tarea en el primer tiempo, el Lobo se recuperó en el complemento y se llevó una victoria clave en la lucha por la permanencia. Faravelli, Coronel y el peruano Gómez, con un golazo, sellaron el triunfo. ¡Arriba Tripa!

Una bocanada de aire fresco. Eso es lo que consiguió Gimnasia esta noche en el Bosque, después de lograr imponerse a Tigre en un partido chivísimo. Es que, a sabiendas de la urgencia de ganar, los de Victoria se la jugaron a todo o nada, e incluso estuvieron cerca de efectuar el golpe de nocaut. Fue cuando las agujas marcaban 10 para el final, pocos minutos antes de que Maximiliano Coronel, con un frentazo letal tras un centro impecable de Ayala, pusiera el 2-1.

Gimnasia se dio el gusto de regalar el primer tiempo. Es que el planteo inicial y sorpresivo que diagramó Troglio en la primera etapa (con una línea de 5 en el fondo que tuvo a Piovi haciendo las veces de volante por izquierda) no surtió efecto. Ni mucho menos. Es que fue Tigre el que contó con las mejores situaciones de gol en ese primer período angustiante para el Lobo, que resultó ileso gracia a Martín Arias y a la mala puntería de los atacantes del Matador.

El Lobo fue un conjunto muy largo, carente de profundidad en ataque, perdido y quebrado en el mediocampo (Mussis, de volante central, se desperdicia), y flojo en la zona defensiva. Así, los de Victoria aprovecharon la situación y salieron rápido y con efectividad cada vez que se lo propusieron.

Pedro tomó nota y dio el golpe de timón a tiempo: en el descanso sacó a Guiffrey, plantó línea de 4, y mandó a la cancha al pibe Brian Mansilla. Y fue el hombre que vino a préstamo desde Racing el que cambió la ecuación. Mansilla demostró tener bastante de lo que le falta a Gimnasia: desequilibrio en ataque. El hombre de la Academia fue una pesadilla para la defensa de Tigre, se asoció bien con todos y potenció las posibilidades triperas de quedarse con el partido.

El Lobo abrió la cuenta a través de Faravelli tras un grosero error del arquero visitante. Lolo mandó un pase aéreo frontal para Matías Gómez. El Monito no la pudo dominar, pero el uno de Tigre se comió el amague y la pelota ingresó tranquilamente al arco.

Lo empató Silveira minutos más tarde y después de que Baliño hiciera todo lo posible para que Tigre llegara al empate (tema aparte: Gimnasia es el único equipo del fútbol argentino al que los árbitros perjudican en su propia cancha, en especial, Baliño). El atacante visitante cabeceó al palo y después capturó el rebote para dejar sin chances a Martín Arias.

Pedro puso al peruano Alexi Gómez y agotó variantes (había ingresado ya Bolívar por Mussis). Y Gimnasia fue. A sabiendas de que era local y de que no podía permitirse otro resultado que no fuera la victoria. Y Tigre también fue. A sabiendas de que empatar ya no le sirve para mantener la categoría. Y lo tuvo el Matador. Porque Cachete Morales volvió loca a la defensa tripera, y porque el Lobo no halló la brújula en ese lapso para el infarto. Y lo tubo Gimnasia, con sendas maniobras de Mansilla que se fueron cerca.

Y cuando el tiempo se agotaba, vino lo mejor. A los 84, Ayala ejecutó un tiro de esquina perfecto para la entrada goleadora de Coronel. Y a los 87, tras otro tiro de esquina el paraguayo, el rebote le cayó a Alexi Gómez, que la paró y no dudó: desde la puerta del área sacó un zurdazo tremendo que se clavó en el ángulo derecho del golero tigrense. Y explotó el Bosque.

Gimnasia ganó tras seis partidos y es lo único que servía en la jornada de hoy. ¿Hay cosas para corregir? Muchas. Pero con una victoria en la mochila resultará mucho más fácil trabajar de cara a lo que viene.





Letra G
SEGUINOS @LetraG


SEGUINOS facebook.com/letra.medios


Letra G