Letra G
23902
Fans
19776
Seguidores
Fútbol

12-05-2019

AGRIDULCE

Gimnasia igualó sin goles en La Paternal y definirá la serie ante Argentinos en el Bosque. El Lobo hizo un buen primer tiempo y mereció abrir el marcador, pero falló en la definición. Después no supo aprovechar el hombre de más tras la expulsión de Quintana e incluso pasó zozobra. Horrible arbitraje de Pitana, otra vez. Pese a no lograr el gol de visitante, lo importante es que no se perdió. El jueves, a todo o nada en 60 y 118.

El empate era negocio para Gimnasia en la previa a su visita a La Paternal. Porque enfrente estaba un rival bien armado, que sabe a lo que juega y que como local saca a relucir siempre su mejor versión. Sin embargo, por cómo se dio el partido, quedó una sensación magra por un 0 a 0 que bien pudo haber sido victoria y también derrota.

El encuentro estuvo signado por la pésima labor (una vez más y van…) de Néstor Pitana. Pitana no acertó ni una: primero dejó pasar un claro penal de Quintana sobre Hurtado. El venezolano se desplomó en el área del Bicho luego de agarrones permanentes del zaguero, que incluso debió haberse ido expulsado porque ya tenía amarilla. Pitana dejó seguir.

Después, cuando se moría el primer tiempo, el referí sancionó una mano inexistente del propio Quintana y lo mandó a las duchas. Y promediando la segunda partes, claro, compensó: le sacó la segunda amarilla a Oreja por una pequeña falta en la mitad del terreno.

Bajo ese manto de mediocridad arbitral, Gimnasia y Argentinos Juniors disputaron un partido parejo en la ida de los cuartos de final de la Copa de la Superliga. Fue el Lobo el que, fiel al estilo Ortiz, delegó en su adversario la obligación de manejar los hilos y romper el cero. Como siempre, Gimnasia cedió la pelota y buscó contragolpear. Y así tuvo ocasiones claras: primero Silva (la figura del Tripero) habilitó a Tijanovich, que con cierta dificultad conectó un pase largo y la pelota se estrelló en el palo. Y después, de nuevo, Silva: el uruguayo sacó un tremendo bombazo que por poco no se clavó en el ángulo del arquero del Bicho.

Del local, poco y nada. Algún que otro intento tibio de Spinelli y Hauche, nada más. Gimnasia mantuvo el orden defensivo y apostó a la segunda pelota, al pelotazo preciso de Ayala desde varios metros y que se arreglaran como pudieran los de arriba.

Curiosamente, la expulsión de Quintana dificultó los planes triperos. Con uno más, Gimnasia siguió esperando y perdió cierta referencia del encuentro. Y Argentinos creció. Creció con la aparición de su enlace McAllister, que a puro pase profundo complicó bastante a la defensa del Lobo, aunque siempre careció de puntería en los metros finales. ¿La más clara? Un ataque de Hauche (post pase entre líneas del 10 del Bicho) que Licht sacó en la línea.

Después, lo dicho: Oreja vio la roja y el Indio mandó a Guiffrey a la cancha. Y mientras Gimnasia se conformaba con el empate fuera de casa, Argentinos hacía lo propio con el hecho de no recibir goles como local. ¿Para qué arriesgar más de la cuenta?

Pitazo final y todo se definirá en el Bosque el próximo jueves. La serie está más que abierta y el Lobo tiene que con qué para encontrar la llave hacia semifinales.

Agustín Colianni

Foto: Olé (Jorge Junes)

Letra G
SEGUINOS @LetraG


SEGUINOS facebook.com/letra.medios


Letra G