Letra G
24588
Fans
20120
Seguidores
Fútbol

09-02-2020

CAÍDA LIBRE

Gimnasia desaprovechó una oportunidad única para desprenderse de uno de sus rivales directos por la lucha de los descensos. OPINIÓN

Este sábado Gimnasia se jugaba mucho más que tres puntos frente a Patronato y la gente lo sabía, porque si hay algo que los gimnasistas tienen en claro es que cuando las cosas se ponen jodidas, hay que apoyar más que nunca; es por eso que las tribunas estaban colmadas de ilusiones y esperanzas, miles de gargantas triperas coreaban desde los cuatro lados canciones para alentar a su equipo y esperaban que los dirigidos por Maradona les respondieran en la cancha.

El arranque fue el esperado para todos los triperos, el equipo albiazul tardó tan sólo cuatro minutos en hacer delirar a toda la hinchada con un agónico grito de gol. Todo era alegría y emoción, puños apretados, bocas bien abiertas y un grito que salía desde lo más profundo del corazón de cada hincha tripero. Parecía que esta era la tarde de Gimnasia, que por fin iba a poder separarse unos puntos de la maldita zona del descenso.

Las esperanzas estaban intactas, todo indicaba que Gimnasia iba a lograr su primera victoria del año en condición de local, esa que tanto le cuesta y que cada vez pareciera más difícil de conseguir.

Un penal a favor fue un antes y un después del partido. Cuando hablamos de un penal favorable generalmente pensamos en un beneficio para el equipo que ejecuta el penal, aunque siempre existe la posibilidad de que quien lo patea lo erre, o que el arquero lo ataje. A Gimnasia le pasó lo primero, Lucas Barrios no ejecutó de la mejor manera, y en 40 segundos se vino lo peor: el empate de Patronato. En esa cantidad tan pequeña de segundos pasamos de la alegría al llanto, de la ilusión a la desazón, de la esperanza a la incertidumbre.

Aquella alegría del principio se había transformado en tristeza, los más niños les preguntaban a los más grandes qué iba a pasar con Gimnasia, y esa es una pregunta que nos hacemos todos y que nos da miedo responder.

Los culpables de que hoy Gimnasia se encuentre en la situación en la que está no fueron ni Lucas Barrios ni los 40 segundos. Tampoco la culpa la tiene esa supuesta magia negra, ni vos que cortaste la cábala. Los culpables tienen nombre y apellido, y queda en cada uno de ellos hacerse cargo de la situación actual de la institución. Y como dijo el mellizo Guillermo nueve años atrás en el último descenso: “Cuando hacés las cosas mal, años tras años las pagás”. Y hoy Gimnasia sigue pagando y a un alto costo todos aquellos errores dirigenciales que lo encaminan una vez más a un túnel que parece no tener salida.

Lucía Colautti

Letra G
SEGUINOS @LetraG







SEGUINOS facebook.com/letra.medios


Letra G