Letra G
36.229
Fans
29k
Seguidores
Fútbol

18-08-2021

SE TERMINÓ LA ILUSIÓN

Gimnasia se despidió de la Copa Argentina tras caer 3 a 2 ante Argentinos Juniors. El Lobo arrancó ganando pero se quedó con uno menos sobre el final del primer tiempo por la expulsión de Gerometta y todo se desmoronó en la segunda mitad. Otra vez quedó en evidencia la poca jerarquía del plantel que armó la dirigencia.

Se terminó el sueño de la Copa Argentina. Gimnasia se presentó en cancha de Banfield para jugar el partido más importante del semestre, pero no estuvo a la altura. Pasó lo lógico: Argentinos Juniors es un equipo serio, con trabajo de años, que no emparcha y que mantiene una línea bien definida. Y así siembra y así cosecha. Y hoy le sacudió con un baldazo de cruda realidad a un Lobo insípido que deambula y deambula.

Ya de entrada se vio la clara supremacía del Bicho. Los de Milito llegaban por todos lados y Gimnasia ni la tocaba. Recién pasada la mitad del primer tiempo, el Lobo se acomodó un poquito. Y llegó una sorpresa esperanzadora: Domínguez (pura voluntad, como siempre) desbordó y  la mandó adentro para la entrada de Ramírez, que facturó y adelantó al Tripero.

Todo normal después. Gimnasia se dedicó a cuidar el resultado y mantuvo el orden. Todo normal, sí, hasta que pasó lo que siempre pasa: un error imperdonable derrumbó la estantería. Resulta que Gerometta, ya amonestado, le entró fuerte a uno del Bicho a 80 metros del arco propio y vio la roja. Las agujas marcaban los 41 minutos. Y la dupla movió piezas: afuera Ramírez, adentro Fratta, y Morales a la derecha.

Gimnasia salió al complemento decidido a aguantar el resultado ante un equipo que sabe muy bien a lo que juega, que se desprende por las bandas, que genera sociedades y que tiene jerarquía individual y colectiva. Casi que un suicidio.

Acaso por eso duró tan poquito el frágil plan tripero: a los 17 Carbonero lo bajó a Hauche y Penel pitó penal. Carabajal la mandó adentro y el horizonte asomó funesto.

Argentinos lo pasó por arriba al endeble equipo de Martini y Messera, responsables de este presente futbolístico, sí, pero no los únicos ni mucho menos los principales. Si se van, serán dos más en la colección de entrenadores fusible que ostenta Pellegrino en una repisita.

A los 20, otra vez Hauche. El Demonio entró lo más campante por la derecha y la mandó pasada para que Reinero de cabeza diera vuelta el asunto. Y después, a los 31, la mala fortuna: Guiffrey cortó un pase filtrado y la pelota se metió bombeada en el arco de Rey.

El Pulga, Holgado, Alemán y Chávez poco pudieron hacer: el destino estaba sellado. Un hálito de esperanza emergió en tiempo cumplido, cuando la Joya la guapeó y le cometieron un penal que el Pulga canjeó por un golazo. Pero Penel dio cuatro más cuando debió dar, mínimo, seis, y Gimnasia no volvió a jaquear.  

Final y varias cuestiones para pensar y repensar. Encima, no hay mucho tiempo: el domingo se viene River al Bosque y, después, la pesadilla Lanús afuera. ¿Y ahora?



Agustín Colianni



 


Letra G
SEGUINOS @LetraG







SEGUINOS facebook.com/letra.medios


Letra G