Letra G
24588
Fans
20120
Seguidores
Varios

18-04-2020

EL PROFETA QUE SEMBRÓ BOSQUE

El 18 de abril, el legendario hincha tripero, Néstor Basile, cumpliría 77 años, en los cuales dejó claros legados a las nuevas generaciones.

Néstor Basile es una de las personas que al morir sentaron paradigma, porque sus ideas no sólo han sido tomadas como vanguardia sino que también han dejado como base un movimiento transorganizacional. Esto implica que, en los diversos espacios gimnasistas, sus preceptos pisan fuerte: defensa del patrimonio social, identitario y cultural; memoria dinámica para el futuro; humanización del hincha e inclusión de los sectores populares.

Influenciado por matrices progresistas (autodefinido como “socialista pro-Evita” y “radical de Alem”) y exiliado en los momentos crudos para evitar el genocidio militar, Néstor militó la causa Tripera desde una defensa integral, a través de la palabra y la acción. Apoyado en periodistas como Osvaldo Ardizzone –de quien se consideraba su discípulo- y Dante Panzeri, mezcló emoción y política, anécdotas y demandas, historias e investigaciones, tangos y críticas. Vivía el fútbol como articulador de familias, historias y amistades.

Que cuestionara el status quo también significó, para él, humanizar a distintos personajes para lograr comprender el sentido tripero. Así lo hacía en programas periodísticos, donde daba lugar a relatos de vida, como la historia de un inmigrante que se hizo del Lobo: “Un día quise ir a ver a Estudiantes y no me dejaron pasar por la vestimenta que tenía, pero en Gimnasia me abrazaron y eso me enamoró para siempre”, contó un oyente.

Al respecto de la publicación Tribuna Gimnasista, la cual dirigió, expresan los colegas de Revista Question Latinoamericana: ¨Con lobos pero sin lobbies, estos triperos se pelean con el establishment que domina los grandes medios de comunicación y ha derivado en la conversión de los hinchas en vulgares espectadores, condenan los negociados de los ‘90 que, en el rubro, emergen encarnados en el Estadio Único en detrimento del mítico Bosque y sostienen el despliegue de la identidad como modelo de construcción de clubes democráticos y populares¨.

Es decir, hacía del periodismo una militancia por la inclusión, contra esos periodistas que ven de la información un lucro. Es por eso que es reconocido también en el ámbito académico: el aula 22 de la Facultad de Periodismo, que se para de frente al mondongo, lleva su nombre.
Este personaje popular también luchó hasta el cansancio por vencer al mito de la modernidad que eliminaba la memoria y pensaba en proyectos a largo plazo para Gimnasia donde se fortaleciera lo propio.

Lejos del show y el espectáculo del deporte, Basile destacaba la humanidad por sobre el exitismo. En la película ¨La Pasión¨ subrayaba la necesidad de mantener el espíritu alegre y festivo de los hinchas en el final del torneo Clausura ‘95, más allá del resultado y a pocos minutos del partido con Independiente.


Humildad y convicción

Cuentan sus compañeros de trabajo que en la radio se avergonzaba cada vez que lo llamaban y lo elogiaban. Destacan su humildad, más cuando se enteró de la publicación de ¨Néstor Basile. Profeta en su tierra¨, libro de gran tirada donde periodistas, hinchas y amigos dejaron sus palabras y recuerdos.

Su voz -ronca e inconfundible- atraía noches radiales, donde reivindicaba al hincha común y lo ponía como par de los jugadores, a contraposición de los grandes medios de comunicación que ven al fútbol como negocio.

Hombre de bufanda al cuello y cigarrillo porfiado –no fumaba marcas que tuvieran un logotipo colorado-, nunca tuvo intereses económicos en Gimnasia ni le interesó ser dirigente de la institución Mens Sana, a pesar que en reiteradas ocasiones le ofrecieron ocupar un cargo. Tampoco quiso tomar un alto perfil como persona sabia y de pluma envidiable, porque priorizó las ideas de defensa del Estadio del Bosque, como cuando comenzó a formar parte de los reclamos por las tierras, en 1992.

Fue tildado de loco por los obedientes, y neutralizó la pasión en demandas y exigencias para cuidar al club. Su padre, ex arquero de Gimnasia, fue su motor: “Mi viejo es mi Dios, mi único Dios. Me dio con su ejemplo y su palabra los códigos. El saber caminar por una sola vereda en la vida. Tener dignidad, tener coherencia. Ser amigo de los amigos, y darle una mano al más débil. Intentar ser sensible y generoso permanentemente”, cuenta Néstor en su libro. Y agrega en relación a su hogar: “Nuestra casa era la casa del pueblo. Las puertas abiertas eran un símbolo, como Gimnasia fue y debe ser, con las puertas abiertas, la contra cara del centro: el barrio”.

Basile estará en la futura platea del Lobo y sentará precedente, porque los nombres de las tribunas, en su mayoría, pertenecen a artistas o jugadores. Por ser un cuestionador de los poderes que excluyen, no estuvo en los mercados grandes de la palabra pero se consolidó en el imaginario colectivo gimnasista. Su velorio en el estadio fue poesía de luna llena, y su muerte parió un movimiento.


Santiago Giorello

Letra G
SEGUINOS @LetraG


SEGUINOS facebook.com/letra.medios


Letra G